Código de Conducta y Ética Comercial

I. Se exige en todo momento una conducta legal y ética

La misión de OPKO Health, Inc. (“OPKO”, la “Compañía”) es desarrollar y ofrecer productos y servicios innovadores que salvan y mantienen vidas y, al hacerlo, convertirse en un buen ciudadano corporativo de las comunidades en las que se desempeña la Compañía. Para alcanzar este objetivo y permitir a OPKO mantener la confianza de las partes interesadas y brindar sostenibilidad a su negocio, la Compañía espera que OPKO y cada una de sus subsidiarias, y sus respectivos directores, funcionarios, empleados, contratistas y agentes (cada uno, una “Persona Cubierta”) obedezcan todas las leyes y normas aplicables, así como los códigos, las políticas, los procedimientos y las directivas de la Compañía. OPKO y las Personas Cubiertas deben obedecer no solo la letra, sino también el espíritu de la ley.

El Código de Conducta y Ética Comercial (“Código de Conducta”) aborda de manera general las obligaciones respecto de ciertas leyes que afectan directamente la forma en que OPKO hace negocios, por ejemplo, aquellas que rigen la fabricación, comercialización y venta de productos farmacéuticos, la prestación de servicios médicos y de laboratorio, leyes ambientales, leyes antimonopolio, leyes y normas anticorrupción, leyes relacionadas con las acciones y opciones de compra de acciones, y aquellas que rigen la relación de la Compañía con las Personas Cubiertas y los clientes, socios comerciales y competidores de OPKO. El Código de Conducta no es integral, y OPKO se compromete a cumplir TODAS las leyes y normas que se aplican a la Compañía y a las Personas Cubiertas. En consecuencia, cuando una ley o norma en particular impone estándares que son más estrictos que los que contiene este Código de Conducta, la intención de OPKO es seguir esos estándares más estrictos.

Un aspecto fundamental de ser un buen ciudadano corporativo es promover los altos estándares al llevar adelante acciones de una manera claramente ética. Incluso debe evitarse la apariencia de irregularidades éticas. La integridad es, y debe seguir siendo, la base de todas las relaciones corporativas de OPKO.

Este Código de conducta y todos los códigos y políticas corporativos se han establecido con la firme convicción de que es correcto y beneficioso para la Compañía actuar de acuerdo con ellos. Todas las Personas Cubiertas deben comprender y seguir las políticas corporativas que se describen aquí.

La violación de estas políticas podría, en muchos casos, someter a OPKO y a las personas involucradas a acciones civiles o penales, multas y juicios por daños. Además, la violación de estas políticas podría someter a un director, funcionario, empleado y agente a medidas disciplinarias que pueden incluir la terminación del empleo u otra relación con OPKO. Los empleados pueden recibir asesoramiento respecto de este Código de Conducta y todos los demás códigos y políticas a través de su supervisor directo, del Director de cumplimiento, de un miembro del Departamento legal o directamente de uno de los funcionarios ejecutivos de la Compañía. En caso de preguntas dudosas, las Personas Cubiertas deben solicitar y recibir asesoramiento antes de tomar medidas.

II. Evitar conflictos de interés
La misión de OPKO Health, Inc. (“OPKO”, la “Compañía”) es desarrollar y ofrecer productos y servicios innovadores que salvan y mantienen vidas y, al hacerlo, convertirse en un buen ciudadano corporativo de las comunidades en las que se desempeña la Compañía. Para alcanzar este objetivo y permitir a OPKO mantener la confianza de las partes interesadas y brindar sostenibilidad a su negocio, la Compañía espera que OPKO y cada una de sus subsidiarias, y sus respectivos directores, funcionarios, empleados, contratistas y agentes (cada uno, una “Persona Cubierta”) obedezcan todas las leyes y normas aplicables, así como los códigos, las políticas, los procedimientos y las directivas de la Compañía. OPKO y las Personas Cubiertas deben obedecer no solo la letra, sino también el espíritu de la ley.

El Código de Conducta y Ética Comercial (“Código de Conducta”) aborda de manera general las obligaciones respecto de ciertas leyes que afectan directamente la forma en que OPKO hace negocios, por ejemplo, aquellas que rigen la fabricación, comercialización y venta de productos farmacéuticos, la prestación de servicios médicos y de laboratorio, leyes ambientales, leyes antimonopolio, leyes y normas anticorrupción, leyes relacionadas con las acciones y opciones de compra de acciones, y aquellas que rigen la relación de la Compañía con las Personas Cubiertas y los clientes, socios comerciales y competidores de OPKO. El Código de Conducta no es integral, y OPKO se compromete a cumplir TODAS las leyes y normas que se aplican a la Compañía y a las Personas Cubiertas. En consecuencia, cuando una ley o norma en particular impone estándares que son más estrictos que los que contiene este Código de Conducta, la intención de OPKO es seguir esos estándares más estrictos.

Un aspecto fundamental de ser un buen ciudadano corporativo es promover los altos estándares al llevar adelante acciones de una manera claramente ética. Incluso debe evitarse la apariencia de irregularidades éticas. La integridad es, y debe seguir siendo, la base de todas las relaciones corporativas de OPKO.

Este Código de conducta y todos los códigos y políticas corporativos se han establecido con la firme convicción de que es correcto y beneficioso para la Compañía actuar de acuerdo con ellos. Todas las Personas Cubiertas deben comprender y seguir las políticas corporativas que se describen aquí.

La violación de estas políticas podría, en muchos casos, someter a OPKO y a las personas involucradas a acciones civiles o penales, multas y juicios por daños. Además, la violación de estas políticas podría someter a un director, funcionario, empleado y agente a medidas disciplinarias que pueden incluir la terminación del empleo u otra relación con OPKO. Los empleados pueden recibir asesoramiento respecto de este Código de Conducta y todos los demás códigos y políticas a través de su supervisor directo, del Director de cumplimiento, de un miembro del Departamento legal o directamente de uno de los funcionarios ejecutivos de la Compañía. En caso de preguntas dudosas, las Personas Cubiertas deben solicitar y recibir asesoramiento antes de tomar medidas.

III. No usurpar oportunidades corporativas
Las Personas Cubiertas tienen prohibido (a) aprovechar para sí oportunidades personales que se descubren a través del uso de propiedad, información o posición de la Compañía; (b) usar propiedad, inflamación o posición de la Compañía para beneficio personal, y (c) competir con la Compañía. Los empleados, funcionarios y directores tienen la obligación ante la Compañía de promover sus intereses legítimos cuando surja la oportunidad.
IV. Mantener la confidencialidad
Las Personas Cubiertas deben mantener la confidencialidad de la información confiada a ellas por la Compañía o sus clientes, salvo cuando la divulgación sea autorizada o exigida por ley. La información confidencial incluye cualquier información no pública que podría ser utilizada por competidores o perjudicial para la compañía o sus clientes si se divulgara. Si una Persona Cubierta no está segura inequívocamente de que una información particular no es confidencial, debe tratarla como confidencial.
V. No usar información privilegiada
La política de información privilegiada de OPKO prohíbe a sus directores, funcionarios y empleados usar para su beneficio personal información que adquieran durante su relación con la Compañía que no se haya divulgado públicamente (“información privilegiada”). Esta información podría usarse para beneficio personal de diversas maneras. Una forma está relacionada con la comercialización de acciones u opciones en bolsa de OPKO.

Está prohibida la comercialización de acciones u opciones en bolsa de OPKO en el mercado por parte de directores, funcionarios y empleados sobre la base de información privilegiada importante, o por parte de otras personas que han adquirido información privilegiada a través de esas personas. Dicha comercialización, además de generar consideraciones éticas evidentes, genera para el usuario de dicha información riesgos legales y podría ser perjudicial para la persona y para la Compañía. Todos los directores, funcionarios y empleados deben tener la precaución de no divulgar información privilegiada a personas ajenas, ya sea de forma intencional o no, en cualquier circunstancia, ya sea reuniones realizadas como parte de sus operaciones diarias o en conversaciones informales fuera del horario laboral.

Incluso después de que se ha divulgado públicamente la información a través de canales apropiados, debe dejarse pasar un tiempo razonable antes de comercializar las acciones u opciones de bolsa de OPKO para permitir la difusión pública y evaluación de la información. Los directores, funcionarios y empleados deben consultar la Política de Información Privilegiada, Preautorización y Limitaciones para obtener más información.

Además de lo antedicho, ninguna Persona Cubierta debería comprar ni vender títulos valores en ninguna otra compañía de la que tenga información privilegiada importante obtenida al desempeñar sus responsabilidades en OPKO.

Dado que suele ser difícil determinar si se han cumplido los estándares descritos arriba, para evitar la violación no intencional de la política de la Compañía o las leyes en materia de títulos valores, los directores, funcionarios y empleados que tengan preguntas deben consultar con el Departamento legal antes de realizar transacciones que involucren acciones u opciones de bolsa de OPKO.

VI. Preservar los activos de la Compañía
Las Personas Cubiertas deben proteger los activos de la Compañía y garantizar su uso eficiente. El robo, la desatención y el desperdicio tienen impacto directo en la rentabilidad de la Compañía. Todos los activos de la Compañía deben utilizarse para fines comerciales legítimos.
VII. Proteger la información exclusiva de la Compañía
Además de preservar y no usar incorrectamente los activos tangibles y los recursos de la Compañía, cada Persona Cubierta debe también proteger la propiedad intelectual de la Compañía. Dicha propiedad incluye conocimientos científicos y técnicos, y la experiencia desarrollada durante las actividades de la Compañía, incluida la información que OPKO desarrolla en investigación, producción, comercialización, ventas, legal y finanzas. Dicha información es un activo fundamental para la Compañía, esencial para nuestro éxito continuo.

Esta información es altamente confidencial. Debe ser protegida por todas las Personas Cubiertas y no debe divulgarse a personas ajenas. Su pérdida a través de la divulgación no intencional o indebida podría ser perjudicial para la Compañía. Los empleados deben firmar acuerdos que les recuerden su obligación de no divulgar la información confidencial de la Compañía, tanto mientras dure su vínculo laboral como después de que abandonen la Compañía.

La lealtad, la integridad y el buen criterio de los directores, funcionarios y empleados de OPKO, tanto dentro como fuera de su trabajo, son clave para la protección de la información exclusiva de la Compañía. Si una Persona Cubierta se entera en cualquier momento y por cualquier medio de que se ha perdido información exclusiva de la Compañía o que esta se vio comprometida de cualquier manera, debe comunicarse de inmediato con el Director de cumplimiento o con el Departamento legal para que se tome la acción correspondiente a fin de proteger a la Compañía.

VIII. Mantener buenas relaciones comunitarias
OPKO se compromete a desempeñarse como un buen ciudadano corporativo. OPKO reconoce que la interacción constructiva y transparente con la sociedad y una relación positiva con las comunidades anfitrionas son importantes para alcanzar los objetivos de la Compañía, salvar y mantener vidas, y convertirse en un ciudadano corporativo destacado. Estos objetivos se logran al hacer negocios, siempre que sea posible, de manera tal que contribuya a la vitalidad económica general de la comunidad anfitriona; al administrar las instalaciones de acuerdo con las leyes vigentes, y al respaldar y fomentar políticas e iniciativas públicas que mejoran la administración adecuada del negocio y tienen en cuenta los intereses legítimos de los empleados y la comunidad.

Cada director, funcionario y empleado es un representante de la Compañía en la comunidad en la que vive y trabaja. Por lo tanto, los directores, funcionarios y empleados deben actuar de una manera que mejore las relaciones de la Compañía con las comunidades en las que hace negocios.

IX. Mantener buenas relaciones con los empleados
La política de OPKO es tratar a los candidatos y a los empleados sin tener en cuenta su raza, color, religión, sexo, orientación sexual, edad, origen, discapacidad o categoría de veterano; proporcionar oportunidades desafiantes para el crecimiento y desarrollo individual; garantizar una comunicación abierta en toda la organización para resolver problemas o quejas; esforzarse por proteger la salud y la seguridad de sus empleados; brindar un ambiente de trabajo libre de acoso, y cumplir con todas las leyes relacionadas con los empleados. Cualquier violación de esta política debe informarse al Vicepresidente de recursos humanos. Todas las quejas informadas deben investigarse y resolverse de manera confidencial.

Los gerentes individuales y el personal de supervisión tienen la responsabilidad directa de implementar esta política. Sin embargo, el apoyo de todos los empleados de OPKO es esencial para la implementación exitosa de esta política.