¿Qué es la encefalomielitis miálgica/el síndrome de fatiga crónica?

La encefalomielitis miálgica (ME), conocida comúnmente como síndrome de fatiga crónica (CFS), es un trastorno complejo que se caracteriza por fatiga persistente y sin causa aparente. Generalmente, no es resultado de un esfuerzo excesivo continuo, y los síntomas no mejoran con el descanso. Por lo general, la condición tiene como resultado una reducción sustancial de los niveles anteriores de actividades ocupacionales, educativas, sociales o personales.

¿Cuáles son los síntomas de la ME/el CFS?

Generalmente, los síntomas duran más de seis meses y pueden incluir pérdida de memoria, incapacidad para concentrarse, fiebre leve, dolor de garganta, sensibilidad en los ganglios linfáticos, dolor muscular o articular sin causa aparente, dolor de cabeza, sueño no reparador y depresión.

¿Qué afecciones médicas se relacionan con el CFS?

Pueden presentarse con la fatiga muchas infecciones virales, hipotiroidismo, trastornos endócrinos, fibromialgia, depresión, ansiedad, anemia, mononucleosis, apnea del sueño y enfermedades autoinmunes. No está claro si estas enfermedades por sí solas, o una predisposición subyacente, tiene como resultado la naturaleza crónica del CFS después del desencadenante original.

¿Qué tan común es el CSF?

La fatiga persistente sin causa aparente es bastante frecuente en Estados Unidos. Hasta un 33 % de los pacientes en entornos de atención primaria refieren fatiga y síntomas relacionados con ella. De ellos, a aproximadamente dos tercios se les diagnostica una enfermedad o afección específica que causa la fatiga; un tercio tiene fatiga crónica sin causa aparente. En muchos casos, la fatiga puede desencadenarse por una afección médica subyacente, pero la naturaleza prolongada de la ME/el CFS hace que sea un diagnóstico único. A diferencia de la fatiga normal, la fatiga de la ME/el CFS no mejora con el descanso y puede limitar la capacidad del paciente de realizar actividades normales. Las pruebas para detectar afecciones que pueden haber desencadenado la ME/el CFS suelen ser el primer paso para mejorar los síntomas y la calidad de vida.

El perfil de ME/CFS de BioReference

El perfil de ME/CFS es un análisis de sangre simple que identifica ciertas enfermedades que pueden ser la causa subyacente de los síntomas. Se miden los anticuerpos, o marcadores, relacionados con afecciones como enfermedades autoinmunes, enfermedad tiroidea, enfermedad de Lyme, infecciones virales y anemia. En algunos casos, una de estas pruebas es positiva, lo cual sugiere que una afección conocida puede haber desencadenado la fatiga persistente. Sin embargo, en algunos casos no puede identificarse ninguna enfermedad subyacente.

Cuándo realizarse la prueba

Generalmente, a la mayoría de las personas con fatiga de aparición reciente se les recomienda cambiar su estilo de vida, incluyendo la dieta, hábitos de ejercicio y niveles de estrés, para ver si estos cambios pueden mejorar los síntomas. Si esto no funciona, durante la consulta con un médico de cabecera se recomienda probar tratamientos para abordar problemas del sueño o cuestiones de salud mental. Si los síntomas continúan y no puede arribarse a un diagnóstico, los pacientes pueden considerar con su médico la posibilidad de realizar pruebas de diagnóstico mediante el perfil de ME/CFS de BioReference.

No existe una prueba única que pueda diagnosticar la encefalomielitis miálgica (ME)/el síndrome de fatiga crónica (CFS). En cambio, es posible que su médico necesite descartar otras causas de la fatiga persistente antes de dar un diagnóstico de ME/CFS. Hable con su médico para confirmar si la prueba es adecuada para usted, o haga clic aquí para descargar el recurso para pacientes